La DGT pone en marcha un sistema de balizas inteligentes para mejorar la conducción con niebla

 

baliza inteligente

La niebla es un factor meteorológico que multiplica el riesgo de accidente en las carreteras. Su presencia reduce considerablemente la visibilidad y hace mucho más difícil medir las distancias con otros vehículos por lo que la conducción se hace mucho más peligrosa.

Para hacer frente a esta situación de riesgo y evitar los accidentes de tráfico debidos a la niebla, la DGT ha empezado a implantar un novedoso sistema de balizas luminosas, pionero en Europa, que pretende reforzar la seguridad en las carreteras cuando llega este fenómeno meteorológico.

El alto de O Fiouco, en la A-8, a su paso por Concello de Mondoñedo, en la provincia de Lugo, ha sido el primer tramo en el que se han instalado estas nuevas balizas inteligentes de la DGT. Es una de las zonas de España en las que la niebla es más persistente y densa.

Balizas para advertir de la presencia de otros vehículos

El nuevo sistema implementado por la DGT está integrado por unas balizas inteligentes, más luminosas para que se puedan ver perfectamente con niebla, instaladas con una distancia de 50 metros entre cada una.

Estas balizas, colocadas sobre un poste de 1,50 m, detectan los vehículos que pasan junto a ellas y avisan a los conductores que vienen detrás de la presencia de otro coche por delante de ellos, además de mejorar su visibilidad.

En este tramo concreto de O Fiouco su puesta en marcha ha venido acompañada de la instalación de un panel vertical informativo en el que se incide en la peligrosidad de este tramo cuando hay niebla y se recomienda guardar una distancia de seguridad de al menos dos balizas entre vehículos.

¿Cómo funcionan las nuevas balizas inteligentes de la DGT para la niebla?

Las balizas inteligentes de la DGT cuentan con dos ventanas, la inferior con LEDs ámbar y la superior con LEDs rojos. La luz ámbar se encenderá en condiciones de niebla para advertir sobre la peligrosidad del tramo en el que la visibilidad se ha reducido y delimitar mejor los márgenes de la autovía.

La luz superior roja se activará cuando las balizas detecten la presencia de un vehículo de modo que el conductor que venga detrás tendrá constancia de su presencia. Al mismo tiempo, esta luz roja mejora la visibilidad hasta una distancia aproximada de 100 metros.

Cuando la distancia de visibilidad se sitúa por debajo de los 40 metros no se puede garantizar la seguridad en la circulación, se establece el nivel negro y la carretera, en este caso la A-8, queda cerrada y el tráfico se traslada a la N-634 a través del desvío automatizado con el que cuenta la autovía.

La niebla, un factor de riesgo para la conducción

La niebla, más frecuente en invierno, pero presente también en muchos puntos durante los meses de calor; es la causante de un gran número de accidentes de tráfico cada año. De hecho, en 2021 se registraron 324 accidentes en las carreteras españolas debido a su presencia. En ellos, se contabilizó un total de 501 personas afectadas y 13 fallecidos, según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT) que no incluyen Cataluña y el País Vasco.

Estas cifras ponen de relieve la importancia de un fenómeno climatológico que incide sobre todo en la visibilidad del conductor, pero también en la distancia de frenado. Los dos factores impiden que se pueda reaccionar a tiempo ante una situación sobrevenida o un vehículo que frena y acabe produciéndose un accidente de tráfico.

Luz de emergencia, el equipamiento que no puede faltar cuando llega la niebla

Con la niebla puede producirse una avería o surgir algún imprevisto que obligue a tener que detener el coche. Es muy importante contar con el equipamiento adecuado para garantizar la seguridad en esos momentos y, sobre todo, ser visto por el resto de conductores.

Contar con una de las nuevas luces de emergencia que serán obligatorias a partir de 2026 es fundamental para poder ser vistos, incluso en las condiciones más difíciles.

Las luces de emergencia de PF Seguridad Vial son visibles a un kilómetro de distancia, resistentes al agua y al viento y funcionan perfectamente incluso con malas condiciones climatológicas como la niebla, el viento o la lluvia.

Uno de los aspectos más importantes es que no hay que salir del vehículo para señalizar una emergencia. Ahora con un simple gesto se activará la señal luminosa y el sistema de geolocalización proporcionando a la Dirección General de Tráfico la ubicación exacta del vehículo averiado o accidentado. Un elemento imprescindible para garantizar la seguridad, propia y de los demás, si surge cualquier imprevisto mientras hay niebla.

 

 

Consejos para conducir con niebla

La presencia de las nuevas balizas inteligentes de la DGT, que se extenderán progresivamente por otros puntos de España en los que la presencia de la niebla es muy habitual, ayudará a mejorar las condiciones de visibilidad y seguridad en estos tramos, pero deben acompañarse de una serie de precauciones que es necesario seguir cuando se conduce con niebla.

Aumentar la distancia de seguridad

Es una de las claves para conducir con niebla y, de hecho, uno de los aspectos que pretenden mejorar las nuevas balizas inteligentes de la DGT al aumentar la visibilidad y poder ser utilizadas como referencia.

Cuando la visibilidad disminuye es importante contar con espacio suficiente para reaccionar ante la presencia de un vehículo por lo que hay que ampliar la distancia de seguridad. No ver un vehículo que circula delante no quiere decir que no exista y debe dejarse un espacio más amplio para evitar la colisión si aparece de repente.

Uso adecuado de las luces

Usar adecuadamente las luces del vehículo es fundamental para ganar visibilidad y poder detectar a tiempo la presencia de otros coches o motos. Cuando utilizar las luces antiniebla y cómo hacerlo es una de las cuestiones que más dudas generan a los conductores, especialmente a los que no están acostumbrados a conducir con niebla.

Las luces de posición y cruce son obligatorias cuando hay niebla, aquí no hay dudas. Lo más importante es no utilizar las luces largas.

Las luces de carretera o luces largas no solo molestan al resto de conductores, también crean un efecto espejo en las gotas de agua de la niebla y acaban produciendo lo contrario de lo que se buscaba porque deslumbran al conductor y reducen aún más la visibilidad.

Sobre las luces antiniebla delanteras tampoco hay dudas. Se pueden utilizar siempre que las condiciones de niebla, aunque no sea densa, aconsejen su uso.

En el caso de las luces antiniebla traseras, son obligatorias en condiciones de niebla muy densa para hacer más visible el coche para el resto de vehículos. No deben utilizarse si la niebla no es espesa o en casos en los que se puede deslumbrar a otros conductores como una retención.

Si se utilizan, tanto las delanteras como especialmente las traseras, en condiciones en las que no debería hacerse, el conductor puede ser sancionado con una multa de 200€.

Reducir la velocidad

Es un consejo obvio que, en demasiadas ocasiones, no se sigue. La reducción de la visibilidad debe llevar aparejada una velocidad menor para poder hacer frente a cualquier situación imprevista.

No solo las prisas conducen, en ocasiones, a correr más de lo debido. También la ansiedad por dejar atrás una zona con escasa visibilidad puede llevar a alcanzar velocidades demasiado altas.

No cambiar de carril

Una niebla densa es el peor momento para cambiar de carril o realizar adelantamientos. Lo mejor es quedarse en el carril de la derecha y circular con precaución porque se pueden usar como referencia las marcas de la calzada en casos de niebla muy densa.

El aviso de cambio involuntario de carril es también muy útil en estas situaciones.

Activa el navegador

El navegador GPS te permitirá ver cruces y rotondas antes de que lleguen y afrontar mejor las curvas y los giros que tome la carretera.

También proporciona información muy valiosa sobre retenciones y carreteras cortadas que permiten esquivar los puntos más problemáticos de cada ruta.

Evitar el vaho en el parabrisas

Cuando la visibilidad disminuye es importante contar con la máxima posible y evitar que aparezca el vaho tanto en el parabrisas como en el resto de ventanas porque impedirá una mejor visión de lo que sucede alrededor.

Usar el limpiaparabrisas, el modo antivaho de la climatización o abrir un poco las ventanas ayudarán mucho a no hacer aún más difícil la conducción durante los tramos con niebla. Tener las ventanas un poco bajadas permite también captar mejor los sonidos y recibir así más información sobre todo lo que hay alrededor.

Frenar de forma intermitente

Frenar con suavidad de forma intermitente evita que las ruedas se bloqueen y la luz intermitente permite a los conductores que vienen detrás ver el coche con más facilidad.

No parar en el arcén

Puede ser una tentación que hay que evitar. En el arcén, el coche puede ser un estorbo o una distracción para el resto de conductores. Cuando hay niebla es muy importante no detenerse en la carretera o sus aledaños.

Si se opta por parar y esperar a que la niebla se disipe hay que buscar un lugar adecuado para ello en zonas de descanso o gasolineras, pero nunca en el arcén. Si se puede encontrar cerca, detenerse y esperar puede ser una buena opción, pero, si no es así, lo mejor es continuar conduciendo con prudencia.

El peligro del hielo negro

Cuando el asfalto está a cero grados y llega la niebla, el agua condensada puede congelarse y crear el denominado hielo negro. Es una capa muy fina de hielo que resulta imposible de apreciar por el conductor, pero que hace el firme mucho más resbaladizo.

El nombre de hielo negro responde a que, al ser transparente, la capa de hielo adquiere el color del asfalto.

En la medida de lo posible hay que estar atentos a esta posibilidad y, sobre todo, reducir aún más la velocidad si se empieza notar que el firme está más resbaladizo.

Todos estos consejos para lograr una conducción más segura en condiciones de niebla refuerzan los avances tecnológicos como las balizas inteligentes de la DGT y las nuevas luces de emergencia visibles a un kilómetro en condiciones muy adversas para lograr que la niebla deje de cobrarse accidentes de tráfico en las carreteras.

Menú
Abrir chat