¿Como circular en rotondas? No cometas estos errores

como circular en rotondas

Uno de los puntos más conflictivos en las vías de circulación es circular en rotondas, que se inventaron como una forma de dirigir el tráfico de una manera más rápida y fluida, aunque suelen general polémicas y conflictos en numerosas ocasiones, por ello hoy en PF Seguridad Vial te contamos cómo circular en rotondas.

La mayoría de los conductores cree circular bien en rotondas con varios carriles, pero la realidad es que salta a la vista que el tema sigue generando malos hábitos y creencias erróneas que no son sencillas de corregir.

Cumplir o incumplir las normas dictaminadas por la Dirección General de Tráfico sobre la circulación de los vehículos en rotondas y glorietas marca la diferencia ante la culpabilidad de un siniestro o recibir una sanción en forma de multa por parte de los agentes de la ley, dándose casos incluso de controles en municipios donde se persigue el incorrecto uso de los carriles o la ruptura de prioridad.

¿Qué tener en cuenta al circular en rotondas?

Debemos saber que una rotonda o glorieta es un tipo especial de intersección en la que se rompe la regla de la prioridad de la derecha a favor de quienes circulan dentro de ella.

Los conductores suelen encontrarse con diferentes problemas al aproximarse a circular en una rotonda. Estos problemas son, principalmente, la elección del carril en la entrada de la glorieta, la preferencia de la rotonda y la salida que vamos a tomar en la rotonda.

Los carriles de una rotonda siguen las mismas normas de circulación que un tramo recto de carretera o autopista. Cuando vayamos a circular en rotondas que cuenten con varios carriles, debemos escoger previamente cuál es el idóneo para nuestra circulación hacia la salida que debamos coger. Por ello, si vamos a tomar la primera salida de la rotonda, deberemos situarnos en el carril de la derecha.

Sin embargo, si nuestra salida no es de las primeras, deberemos situarnos sobre los carriles interiores para desplazarnos dentro de la rotonda sin estorbar ni alterar la prioridad del resto de los conductores y usuarios de la vía.

Al igual que en cualquier otro tipo de vía, deberemos aproximarnos previamente al carril exterior al circular en una rotonda una vez nos acerquemos a la salida. Nunca debemos salir de la misma si estamos circulando en cualquiera de los carriles centrales o izquierdo, ya que previamente, siguiendo las normas de circulación, deberemos incorporarnos al carril exterior.

A pesar de ello, no existe una norma específica sobre el uso de los carriles de una rotonda. La única norma que debemos tener en cuenta y que prevalece es la de que debemos siempre de circular en rotondas por el carril derecho, exceptuando las circunstancias que exijan que utilicemos los carriles centrales o izquierdos, y circular por el carril más próximo a la salida que debemos tomar.

¿Quién tiene preferencia al circular en rotondas?

como circular en rotondas

En cuanto a la preferencia y prioridad de paso al circular en rotondas, debemos saber que se rige por las mismas normas y reglas que los cruces, exceptuando el caso de aquellos vehículos que ya se encuentren circulando dentro de la rotonda, pues son los que tienen preferencia sobre los vehículos que se van a incorporar a en la rotonda.

Debemos recordar que ante la imposibilidad de cambiar al carril exterior para poder tomar la salida, tenemos que obligatoriamente efectuar una vuelta a la rotonda para efectuar un segundo intento de acceder previamente al carril exterior para tomar la salida que mejor nos convenga.

Desafortunadamente, no siempre se cumplen las normas a rajatabla a la hora de ponerlas en práctica y podemos comprobar cómo de forma errónea en un gran número de ocasiones la rotonda es tomada como un obstáculo en una línea recta, donde los vehículos se saltan todos los carriles tratando de hacerla lo más recta posible.

El carril interior de la rotonda puede y debe utilizarse para facilitar la circulación en la rotonda, por ejemplo para evitar un atasco producido en el carril exterior por la congestión de la primera salida, si esta salida no fuera la que debemos tomar, o para facilitar la incorporación al circular en una rotonda de vehículos que estén esperando poder entrar en la rotonda desde ese lado derecho.

Otra veces podemos observar cómo claramente incluso aquellos que hacen el radio correcto de la rotonda no sólo lo hacen por cualquier carril sino que además, pretenden salir de la rotonda desde cualquiera de los carriles que encuentren disponibles.

Estos errores suelen ser equivalentes a circular por el carril izquierdo de una autopista o autovía y querer tomar la siguiente salida del margen derecho directamente atravesando los carriles intermedios.

Uso de los intermitentes al circular en rotondas

El Reglamento General de Circulación obliga a los usuarios de la vía a hacer uso de los intermitentes para indicar con tiempo cuál va a ser su maniobra.

Para circular en rotondas, sobre todo es fundamental accionar los intermitentes, tanto cuando debamos cambiar de carril dentro de la misma rotonda como cuando necesitemos salir de ella para tomar la salida.

Y es que en caso de no utilizar los intermitentes podemos enfrentarnos a sanciones económicas de 200 euros o de 80 euros en el caso de que no se señalice con antelación.

Casos excepcionales al circular en rotondas

como circular en rotondas

Podemos llegar a encontrarnos en la vía con vehículos de gran tamaño como autobuses o caminos que, debido a su longitud, les resulte imposible trazar los carriles designados, por lo que se ven obligados a atravesar más de un carril simultáneamente e interrumpir a los demás vehículos que circulan en una rotonda.

En estos casos el resto de los usuarios debemos facilitar las maniobras necesarias lo máximo posible dentro de un margen de seguridad, al igual que cuando nos topamos con vehículos de emergencias como ambulancias o vehículos de policía.

También podemos enfrentarnos a otros casos especiales como los ciclistas, en especial cuando van en un grupo o pelotón. En estas situaciones, el grupo de ciclistas deberá ser tratado como si de un solo vehículo se tratase al circular en rotondas. De esta manera una vez que el primer ciclista haya accedido a la rotonda deberemos esperar a que el último del grupo haya accedido.

Errores frecuentes al circular en rotondas

Una razón para utilizar el carril interior es poder anticiparse a una de las situaciones más peligrosas de circular en una rotonda, que se nos cruce un coche bruscamente para salir de la rotonda.

Que podamos utilizar el carril interior cuando vayamos a circular en rotondas para adecuarnos a las condiciones del tráfico y preservar nuestra seguridad no significa que siempre debamos hacerlo y podamos hacerlo así.

Recordemos que dentro y fuera de las rotondas también prevalece la norma de que siempre debemos circular por el carril derecho, exceptuando las ocasiones en las que se exija utilizar el carril izquierdo, entonces, tomar el carril izquierdo para girar a la izquierda o salir de una rotonda por la última salida no tiene sentido, además de que incumple la ley.

Por tanto, debemos tener en cuenta que:

  • No es cierto que debes utilizar el carril interior al circular en una rotonda para girar a la izquierda o para tomar la última salida, salvo que sea necesario para adecuarte al tráfico, ya que el carril por el que debemos circular en una rotonda siempre tendrá que ser el exterior.
  • No es cierto que siempre se deba utilizar el carril exterior al circular en rotondas, el interior puede y debe utilizarse para adecuarse y facilitar las condiciones del tráfico.
  • Nunca tomar una salida directamente desde el carril interior, antes debemos incorporarnos al carril exterior respetando las normas de circulación y la prioridad de los vehículos que circules ese carril, salvaguardando nuestra seguridad.
  • Nunca cruzar los carriles ni acortar la trayectoria trazando una línea recta para salir de la rotonda.

 

Menú