Conducir con Hielo: 5 Trucos Para No Salirte de la Carretera | PF Seguridad Vial

Saber conducir con hielo es importante si deseamos eludir accidentes o quedarnos tirados en la carretera, sobre todo si vivimos en regiones con inviernos duros. Además de conocer las técnicas para conducir con hielo en la calzada, equipar tu coche y estar convenientemente preparado es primordial para poder reaccionar mejor frente a las adversidades.

conducir con hielo

Es fundamental saber cómo conducir con hielo cuando enfrentamos una región que muestra hielo en el asfalto. Lo primero que debes considerar es que la distancia de frenado va a incrementar de manera considerable. Tal vez el doble o,  incluso, el triple de lo común.

El invierno trae lluvia, nieve y hielo, y todo unido en la carretera se convierte en un riesgo. Sin embargo, tal y como se puede conducir con niebla de manera correcta también es viable conducir con hielo sin que el automóvil se salga de la carretera. Basta con seguir ciertos tips básicos que hoy desde PF Seguridad Vial  queremos comunicarte.

En último término, se ha de tener en cuenta que aunque parezca que el coche pueda ser diseñado para conducir con hielo, las placas de hielo pueden estar presentes en sitios imprevisibles y pillarnos completamente desprevenidos. Por ejemplo, en una carretera en plena montaña cuando cambiamos de zonas soleadas a otras más sombrías. 

Consejos para Conducir con Hielo

  • Se precavido para acelerar: Una vez que hay presencia de hielo en la carretera, el neumático requiere un poco más de tiempo para unirse de manera correcta al asfalto y así no perder adherencia. Acelerando velozmente únicamente se consigue que las ruedas giren más rápido impidiendo lograr el agarre primordial, lo cual podría ocasionar una pérdida de control del automóvil. Para evitarlo al conducir con hielo, acelera lentamente y tendrás una buena tracción.
  • Usa los frenos con moderación: ¡Fundamental este punto a la hora de conducir con hielo! No des frenazos al conducir con hielo. Aspira a utilizar los frenos lo mínimo posible. Si frenas bruscamente, se producirá la pérdida de control del coche incrementando el peligro de accidente.

conducir con hielo

  • Haz una revisión exhaustiva al coche: Antes de que llegue la temporada de invierno, haz una revisión a tu automóvil y asegúrate de que todo funciona de manera correcta para conducir con hielo. Lo último que deseamos es que nuestro coche se averíe o falle al conducir sobre hielo. De esta forma, debemos verificar el estado de la batería, neumáticos, frenos, limpiaparabrisas, luces y cantidades existentes de líquidos.
  • Lleva un teléfono móvil y un cargador: Aunque seas precavido, jamás se conoce lo que puede pasar. Mejor tener un modo de establecer contacto con alguien si te encuentras con una situación indeseada al conducir con hielo.
  • Consigue unos neumáticos preparados para el invierno y adquiere unos nuevos en caso de que los actuales se encuentren desgastados: Conducir con hielo en la calzada con unos neumáticos en mal estado es un riesgo debido a que la probabilidad de deslizar es muchísimo más alta. Los neumáticos de invierno permanecen diseñados con el objetivo de asegurar una mayor adhesión sobre zonas complejas.
  • Compra cadenas para nieve: Las cadenas están diseñadas para ofrecer más tracción a los neumáticos de manera que sea más seguro conducir con nieve. Es conveniente hacerte con unas y llevarlas siempre en el maletero.
  • Trata de tener la mejor visibilidad posible: Para quitar el hielo del cristal puedes usar una rasqueta. Libera además las salidas de aire hacia el parabrisas y las ventanillas para poder tener una mejor visibilidad cuando tengas que conducir con hielo.
  • Mantén la calma en caso de derrapar: Es algo probable al conducir con hielo, sin embargo no supone que estemos perdidos. Conviene eludir movimientos bruscos de volante, frenazos y acelerones que no harán sino empeorar el caso. Si notamos que el automóvil se desliza sutilmente, mantén la calma: comúnmente recuperarás la estabilidad una vez los neumáticos vuelvan a adherirse a la carretera y es cuando recuperarás el control total de la situación.
  • No superes el límite de velocidad: Más vale ir un poco más despacio y más seguros. Cuanta más prisa tengas por atravesar las regiones heladas, más riesgo tendrás de accidente. Ve despacio y con calma.

conducir con hielo

En días con peligro en carretera por hielo, tu conducción debe ser mucho más cuidada y sosegada. Trata de salir con tiempo y no llevar prisa. Aquello te permitirá minimizar la rapidez y no precipitarte en el momento de tomar acciones como, por ejemplo, hacer adelantamientos puesto que al conducir con hielo son muchísimo más arriesgados y peligrosos.

La suavidad al volante al conducir con hielo es esencial en dichos días, donde la adhesión de los neumáticos se ve seriamente limitada. Vela por tu seguridad y la de los demás, respeta los límites de velocidad y no tengas prisa.

¿Cómo podemos prevenir accidentes al conducir con hielo?

Conducir con hielo es algo opuesto a las prisas. Antes de emprender un viaje, consulta el tiempo y el estado de las carreteras. En caso de fuertes heladas y/o calzadas con hielo, evita ponerte al volante si no es absolutamente primordial.

En aquel caso, si has de utilizar el automóvil conviene que salgas con tiempo para no generar situaciones de peligro de forma innecesaria como el hecho de hacer un adelantamiento en un espacio delicado. 

Has de tener en cuenta dónde es más posible que puedas hallar placas de hielo para prestar estrechar precauciones:

  •  Zonas húmedas y sombrías, sobre todo en regiones de montaña.
  •  En puentes y pasos altos (y bajo ellos).
  •  Entradas y salidas de túneles.
  •  En badenes y depresiones.
  •  En cunetas sin arcén (la vegetación ayuda a la condensación de humedad).

El hielo se forma una vez que la temperatura alcanza los 0 grados, sin embargo, el termómetro ha de superar los 4 grados para que se vuelva a convertir en agua. No bajes la guardia al conducir con hielo aunque creas que el estado y la temperatura pueda estar cambiando y la carretera ya no esté helada. Siempre hay partes del camino que van a tardar más en deshelarse, pudiendo quedar restos que pasen inadvertidos y dificulten nuestra trayectoria.

Tampoco si ves sol al conducir con hielo y pueda parecer que la carretera ya está en perfectas condiciones. No bajes la guardia al conducir con hielo, o si el temporal fue muy reciente. Tener en cuenta que a lo largo de las últimas horas de la noche y hasta el amanecer son las horas más frías del día… Y esto puede implicar presencia de humedad, así que, cuidado al no poder deshelarse la carretera en perfectas condiciones.

Es importante evitar conducir con hielo de noche, cuanta más visibilidad tengas en invierno, mejor.

Ojo una vez que haya nieve. Es usual que la población vial siga las rodadas de otros vehículos, donde la nieve se va compactando y convirtiendo en hielo. Además, en estas condiciones meteorológicas es fundamental incrementar la distancia de seguridad al conducir con hielo para evitar deslizamientos o falta de tiempo de reacción. La distancia que recorre un vehículo a partir de que el conductor pisa el freno hasta que el mismo se detiene se incrementa mucho en caso de conducir con hielo. Mientras más espacio entre vehículos, más espacio habrá para maniobrar sin peligro de colisión en caso de que tú o el transporte que tengas al frente patine al conducir con hielo

¿Y si me encuentro una placa de hielo al conducir con hielo?

Si ya estamos conduciendo sobre la placa de hielo lo que tenemos que hacer es disminuir la velocidad lo máximo posible, estrechar precauciones, seguir las normas de seguridad vial y conservar la tranquilidad. Tener en cuenta que para que el automóvil acate una orden (girar, frenar o acelerar) al conducir con hielo requiere transmitirla al asfalto, quiere decir, que va a tardar mucho más en reaccionar por la capa de hielo que cubre la carretera y sobre la que se encuentra conduciendo el vehículo en cuestión. También, por cuestiones de seguridad y legalidad -puesto que son obligatorias en determinadas situaciones-, cuando conducimos con hielo es interesante estar al tanto sobre las cadenas de nieve disponibles y conocer y respetar las diferentes señales de nieve existentes.

conducir con hielo

Si no hay cohesión al conducir con hielo, no tendremos la posibilidad de girar, frenar ni apurar, de esta forma de claro. Si no hemos tenido precaución anteriormente y nos enteramos de que hay hielo una vez que ya estamos patinando, no tenemos la posibilidad de hacer nada a medida que no haya cohesión, estamos vendidos.

Las placas de hielo no son infinitas, en algún momento desaparecerán y recuperaremos el control del vehículo. Si vamos despacio al conducir con hielo tendremos ventaja y mayor posibilidad para controlar el vehículo en caso de sufrir un patinazo o deslizamiento a consecuencia del hielo.

Por esa razón, es fundamental que al conducir con hielo estrechemos al máximo la precaución. A medida que nos desplacemos sobre hielo, debemos estar preparados una vez que vayamos a atravesar la placa en cuestión.

Los tips para conducir con hielo se repiten todos los años pero no constantemente se recuerdan. Esto produce episodios desagradables que ocupan cada una de las portadas de las noticias, aunque son evitables. Por esa razón, ahora que llega el frío hemos querido refrescar otra vez la memoria acerca de cómo conducir con hielo, sobre hielo e inclusive en las dos situaciones.

Al conducir con hielo las cosas empiezan a ponerse feas por debajo de los 7 ºC una vez que los neumáticos convencionales comienzan a perder sus funcionalidades por el gélido. Así que, infórmate del temporal, equipa tu coche con lo necesario, disminuye todo lo posible la velocidad y ten a mano esta guía con tips sobre cómo conducir con hielo.

Si tienes cualquier tipo de duda acerca de cómo conducir con hielo en carretera, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo: en PF Seguridad Vial estamos encantados de atenderte.

 

Menú
Abrir chat