Efecto elefante | Qué es y cómo evitar esta peligrosa situación 

El efecto elefante hace referencia a un accidente o frenada brusca en la que el pasajero del asiento de atrás sale expulsado impactando contra el asiento delantero.

efecto elefante

¿Efecto elefante? ¿Lo habías escuchado antes? Suena curioso ¿no es cierto?

El efecto elefante es un fenómeno que se produce cuando, en caso de un accidente o colisión, el pasajero del asiento de atrás golpea al conductor del asiento delantero con una fuerza equivalente a la de un elefante, al no llevar abrochado el cinturón de seguridad. 

El origen de la expresión “efecto elefante”  proviene de una popular campaña de tráfico francesa que advertía sobre: “no viajar con un elefante en el asiento trasero”. 

Sin saberlo, a veces viajamos con un jabalí, un gallo, una avestruz o incluso un elefante. El gallo puede ser un simple teléfono; el avestruz, tu cartera;y el jabalí, tu portátil. Y es que según una infografía publicada por la Dirección General de Tráfico (DGT) en su cuenta de Twitter, por efecto de la inercia y el efecto elefante cualquier objeto que viaje suelto en tu vehículo podría multiplicar su peso hasta 40 veces a 50 km/h. 

Te explicamos en qué consiste el efecto elefante y por qué se produce

A una velocidad de 60Km/h, un pasajero de 75 kilos de peso golpearía el asiento delantero con una fuerza equivalente al peso de un elefante de 4,2 toneladas.

Este efecto elefante se produce cuando, en caso de accidente de tráfico o debido a un frenazo brusco, el pasajero que va en el asiento de atrás sale disparado hacia adelante como un proyectil, al no llevar abrochado el cinturón de seguridad.

Se calcula que una persona de unos 75 kilos aproximadamente puede producir una fuerza de 4.200 kilos contra el asiento delantero en un choque a tan solo 60 km/h, es decir, como si lo aplastara un elefante, de ahí proviene el nombre efecto elefante. 

De esta forma, un niño de solo tres años cuyo Sistema de Retención Infantil (SRI) esté mal anclado, podría golpear a otro de los acompañantes o al conductor de los asientos delanteros, con la misma fuerza como si se hubiera convertido en una jirafa (a 50 km/h) o en un elefante (a 90 km/h). Sorprendente, ¿no?

¿Cómo evitar el efecto elefante?

Evitar el efecto elefante es tan simple como asegurarse, antes de arrancar, de que todos los que viajan en el vehículo, se abrochen el cinturón de seguridad. 

Abrocharse el cinturón de seguridad es uno de los medios más efectivos para prevenir el efecto elefante y de esta manera prevenir muertes y lesiones graves en cualquier tipo de carretera. Pero lo importante no es solo que lo lleve el conductor, si cualquier otro pasajero no lo lleva, el elefante continuará dentro del coche. 

Como ya hemos mencionado, la DGT avisa sobre el efecto elefante que también podría provocarse con un simple teléfono móvil que esté suelto en el asiento trasero, un ordenador o incluso un biberón, los cuales podrían coger un peso equivalente a 2.550 kilos. Cuando en el coche van elementos sueltos, la velocidad a la que salen despedidos y la fuerza con la que golpean cuando hay una frenada también se multiplica.

De esta manera, no solo debes asegurarte de colocarte el cinturón de seguridad al iniciar un viaje sino que también debes cerciorarte de que no haya ningún objeto suelto dentro de tu vehículo, ni siquiera un teléfono móvil. Y absolutamente todos los pasajeros deben tener el cinturón de seguridad puesto, y si son niños, con la debida silla bien anclada. De esta manera evitarás el temido efecto elefante.

Datos de interés sobre el efecto elefante

  • La OMS reconoce que el uso del cinturón de seguridad y sistemas de retención infantil evita ser víctima del efecto elefante y reduce aproximadamente la probabilidad de fallecer en un accidente de tráfico en un 50%.
  • Un niño sin sujeción multiplica por 5 las posibilidades de sufrir lesiones mortales o muy graves causadas por el efecto elefante
  • La normativa obliga a todos los ocupantes del vehículo a llevar puesto el cinturón de seguridad o el sistema de retención infantil, independientemente de la vía por la que se circule o la posición que se lleve en el vehículo para evitar ser víctima del efecto elefante.

La importancia del cinturón de seguridad para evitar el efecto elefante es, por tanto, crucial. Se trata del elemento de seguridad pasiva más eficaz de los vehículos y el que más vidas ha salvado. 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en su informe (https://www.who.int/roadsafety/publications/Seat-beltsManual_SP.pdf) sobre la importancia de los cinturones de seguridad y sistemas de retención infantil resalta que el uso de dichos dispositivos evita de una forma muy eficaz sufrir el efecto elefante.

Sin embargo, aún conociendo la importancia  de este dispositivo, son muchas las personas que a día de hoy siguen sin utilizarlo, lo que trae consigo consecuencias fatales

Muchas veces, obviamos el peligro por completo al no colocarnos el cinturón de seguridad. Nos montamos en el vehículo, iniciamos nuestros viaje y lo olvidamos. Sobre todo cuando se trata de una distancia corta, pensamos que al tratarse de un recorrido breve no será necesario y la verdad es que en cualquier momento estamos expuestos al efecto elefante. 

Un choque: tres colisiones 

En caso de choque, los pasajeros de un vehículo pueden sufrir tres tipos de colisiones en un mismo accidente.

Te explicamos una a una brevemente:

  1. Una primera colisión en la que el vehículo choca con otro objeto, bien sea un vehículo, un objeto estacionario, una persona o un animal.
  2. Una segunda entre el ocupante que no lleva el cinturón de seguridad y el interior del vehículo u otro pasajero, la colisión central de nuestro artículo, el efecto elefante
  3. Y una tercera colisión, cuando los órganos internos del cuerpo, golpean contra la pared torácica o la estructura ósea. 

La segunda colisión que hace referencia al efecto elefante es generalmente la responsable de la mayoría de las heridas, que en numerosos casos son mortales.

Obviamente los dispositivos de retención no impiden que ocurran accidentes, en su lugar éstos dispositivos juegan un papel muy importante en la gravedad de las heridas sufridas por los pasajeros y reduciendo así el riesgo de sufrir el devastador efecto elefante

Los usuarios que no llevan abrochado el cinturón en el momento de la colisión, representan la mayoría de las víctimas mortales en accidentes de carretera.

La creencia de que si el vehículo dispone de airbag este nos puede salvar es falsa, dado que esta bolsa de gas no es eficaz si no se complementa con el uso del cinturón de seguridad y no nos va a proteger del efecto elefante, por lo que ambos sistemas están pensados para funcionar de forma complementaria.

efecto elefante

¿Cómo llevar a los niños en el coche para evitar el efecto elefante?

Así como el uso del cinturón de seguridad es imprescindible para los adultos para evitar el efecto elefante, también los es para los niños, quienes no escapan de esta medida, ya que los sistemas de retención infantil están diseñados para proteger a los bebés y a los niños en caso de colisión,  parada brusca, maniobra de evasión o apertura de puerta cuando el vehículo está en movimiento.

Un niño sin sujeción multiplica por 5 las posibilidades de sufrir lesiones mortales o graves ocasionadas por el efecto elefante. Además, nueve de cada diez lesiones infantiles graves o mortales se podrían haber evitado si se hubieran utilizado sistemas de retención.

La legislación española obliga a que los menores de edad de estatura igual o inferior a 135 cm que se desplacen en vehículo, además de viajar con el sistema de retención infantil adecuado a su talla y peso, deberán ir sentados obligatoriamente en los asientos traseros de los vehículos,  excepto:

  • Cuando el vehículo no disponga de asientos traseros
  • Cuando todos los asientos traseros estén ya ocupados por otros menores de las mismas características.
  • Cuando no sea posible instalar en dichos asientos traseros todos los sistemas de retención infantil.

Solamente en estos casos, los menores podrán ocupar el asiento delantero del vehículo, pero siempre utilizando el sistema de retención homologado a su talla y peso.

Según el Reglamento de Circulación, los sistemas de retención infantil se instalarán en el vehículo siempre de acuerdo con las instrucciones que haya facilitado su fabricante, donde se indicará de qué forma y en qué tipo de vehículos se pueden utilizar de forma segura.

Conclusiones finales sobre el efecto elefante

Aunque es evidente que el uso del cinturón ha salvado millones de vidas y es vital para prevenir el efecto elefante, todavía hay personas que siguen sin ponérselo, sobre todo cuando viajan en la parte trasera. Esta conducta es muy peligrosa porque nunca hay que olvidar que no solo afecta a la propia persona, sino también a quienes la acompañan. 

Su uso es obligatorio para todos los pasajeros del vehículo y puedes ser multado por no utilizarlo. Por esta razón es muy importante que nos lo coloquemos antes de iniciar la ruta y que los niños viajen con un sistema de retención infantil acorde a su talla y peso. Con todo esto llevado a cabo se puede evitar de forma muy eficaz el efecto elefante. 

 

 

Menú