Cómo utilizar las luces antiniebla correctamente

luces antiniebla

Ahora que se acerca el invierno, fenómenos meteorológicos como lluvia, nieve o niebla son muy frecuentes, por ello hay que extremar las precauciones al volante y saber cómo debemos actuar antes estas situaciones. Igual de importante es saber cuándo y cómo utilizar las luces antiniebla correctamente, por ello hoy en PF Seguridad Vial te contamos cómo utilizar las luces antiniebla.

Este tipo de alumbrado tiene una doble función, ver y ser vistos. Por ello, ante fenómenos como la niebla, nuestra visibilidad se ve reducida y debemos hacer uso de las luces antiniebla. Sin embargo, no es siempre correcto utilizar los faros antiniebla cuando hay niebla ya que depende de si es muy densa o no y de cómo se comprometa nuestra visibilidad en la carretera.

¿Cómo son las luces antiniebla?

Podemos distinguir entre luces antiniebla delanteras y traseras, aunque las luces antiniebla trasera son las únicas luces que están disponibles en cualquier vehículo del mercado como equipamiento de serie. Sin embargo, en el caso de la luz antiniebla delantera sólo está disponible en algunos modelos y se incluye como equipamiento adicional, que suben el precio del vehículo.

Debemos saber que esto es así ya que las luces antiniebla trasera son obligatorias, y deben instalarlas en sus vehículos por ley. En el caso de las luces antiniebla delanteras, no es obligatorio su equipamiento. Partimos de la base de que su uso está regulado, ya que no se usarán las luces antiniebla traseras y delanteras en las mismas circunstancias.

Luces antiniebla traseras

En cuanto a los faros antiniebla traseros, son unos faros rojos que emiten una luz muy potente, por lo que puede ser peligroso para el resto de conductores si se hace un uso indebido de ellos. La luz antiniebla trasera izquierda es la única luz antiniebla obligatoria. No debe usarse ante condiciones de clara visibilidad ya que es muy potente y puede ser molesta para el resto de conductores, pudiendo provocar accidentes. A pesar de que solo sea obligatoria la luz antiniebla trasera izquierda, la mayoría de vehículos incluyen una a cada lado del vehículo para mejorar su efecto.

Luces antiniebla delanteras

Por otra parte, los faros antiniebla delanteros emiten una luz amarilla o blanca menos intensa, que puede utilizarse más a menudo. Son unos faros antiniebla extra que llevan muchos vehículos pero no son obligatorios. Su función es alumbrar la vía situada frente al vehículo. Además, si se hace un uso indebido de las luces antiniebla delanteras, pueden provocar deslumbramientos a los otros conductores.

¿Cuándo hay que poner las luces antiniebla?

luces antiniebla

El uso de las luces antiniebla viene regulado en el artículo 106 del Reglamento General de Circulación. En él se nos explica que se usarán los faros antiniebla traseros en caso de una lluvia intensa, niebla espesa o nieve intensa, y cuando exista polvo o humo intenso. Debemos distinguir como niebla espesa, esa niebla que no te deja ver a 10 o 20 metros por delante de nuestro vehículo.

En el caso de las luces antiniebla delanteras, deberemos utilizarlo en las situaciones en las que exista nieve, niebla muy densa, lluvia intensa, polvo o humo, aunque si no contamos con este tipo de alumbrado podremos obviar este apartado. A pesar de que su uso esté regulado para niebla muy densa, los faros antiniebla delanteros podrán encenderse cuando nos encontremos con niebla menos espesa y en carreteras estrechas en calzada que no superen los 6,50 metros de ancho que tengan un número elevado de curvas consecutivas, como por ejemplo un puerto de montaña.

Debemos recalcar que hacer un uso incorrecto de las luces antiniebla puede incurrir en una multa con sanción económica de 200 euros, que tendrá un importe reducido en caso de que paguemos la sanción dentro de los plazo previos establecidos a la sanción.

¿Qué pasa sin no pongo las luces antiniebla o las pongo cuando no debo?

El uso indebido de las luces antiniebla, tanto trasera como delantera, ya sea por defecto o por exceso, puede incurrir en multas con sanciones económicas que conlleven un importe de 200 euros.

Debido a las características que tienen las luces antiniebla traseras y delanteras es posible que usarlas incorrectamente afecte de manera molesta al resto de los usuarios de la vía, y es que debemos utilizarlas de manera exclusiva en las situaciones comentadas previamente. Por ello, es importante conocer cuándo y cómo debemos utilizar ambas luces antiniebla, ya no solo por la posible multa, sino por nuestra seguridad y la del resto de usuarios.

Ya sabemos que las luces antiniebla trasera son obligatorias, y es que están diseñadas con la finalidad de que nuestro vehículo sea visto cuando hacemos uso de ellas ante situaciones adversas que dificulten la visibilidad. Al tener una mayor intensidad, el resto de usuarios de la vía que circulan por detrás pueden moderar la conducción y adaptarse a nuestra circulación ante condiciones de poca visibilidad.

Sin embargo, las luces antiniebla traseras están hechas para que nosotros como conductores podamos ver por dónde circulamos, ya que tienen una menor intensidad y apuntan hacia la vía y en un recorrido menor.

Atención al uso de las luces antiniebla

Debemos extremar la precaución cuando utilicemos el alumbrado antiniebla, ya que es un tipo de iluminación intensa y su uso está pensado pensado para unas condiciones de visibilidad muy desfavorables. El uso de este alumbrado de alta intensidad puede resultar especialmente molesto para el resto de los conductores, llegando a provocar deslumbramientos que restrinjan la visibilidad de los demás conductores.

¿Cuándo debemos apagar las luces antiniebla?

luces antiniebla

Las luces antiniebla traseras deben apagarse en el momento en que dejemos atrás las ya mencionadas condiciones adversas en las que debemos utilizarlas, al haber recuperado la visibilidad ya que, su uso incorrecto, puede deslumbrar a los conductores que circulan detrás.

Un método para saber si debemos apagar las luces antiniebla es cuando el vehículo que nos precede lleva activado este alumbrado y nos molesta, generándonos poca visibilidad. Si en ese momento el alumbrado nos resulta incómodo, provocará el mismo efecto en los demás conductores.

Sin embargo, las luces antiniebla traseras, en caso de que contemos con ellas, podremos mantenerlas ante una niebla menos densa, lluvia u otras situaciones de baja visibilidad.

¿Me pueden multar por hacer un uso incorrecto de las luces antiniebla?

Los conductores que realicen un uso erróneo de las luces antiniebla pueden ser multados con sanciones económicas de 200 euros, ya que queda recogido en el Reglamento General de Circulación, más concretamente en los artículos 76 y 106.

En estos se expone que es obligatorio utilizar el alumbrado establecido reglamentariamente cuando existan condiciones meteorológicas o ambientales que disminuyan sensiblemente la visibilidad como niebla, lluvia intensa, nevada, nubes de humo o de polvo o cualquier otra circunstancia análoga.

Esto quiere decir que las luces antiniebla, difiriendo entre faro antiniebla trasero y delantero, deberán activarse en los casos ya comentados anteriormente o estaremos incurriendo en un uso incorrecto de este tipo de iluminación, y no hacerlo está estipulado en el reglamento de la Ley de Tráfico como una infracción grave.

Si hay mucha niebla y tenemos un accidente o avería en nuestro vehículo, lo más importante será señalizarlo y hacernos visibles para evitar colisiones con otros usuarios de la vía. Para estas situaciones, ya ha entrado en vigor la nueva luz de emergencia v16 que sustituye a los triángulos de emergencia y permite nuestra visibilidad en todo momento gracias a la luz rotatoria 360º de alta intensidad. Señales como PF Led One V16 disponen de la versión conectada, que avisan a la DGT en caso de emergencia en carretera, para agilizar el rescate y evitar situaciones de estrés.

Menú