Si bien la seguridad vial en la UE ha mejorado mucho en las últimas décadas (y las carreteras de la UE son las más seguras del mundo), el número de muertes y lesiones sigue siendo demasiado alto.

Es por eso que la UE ha adoptado el enfoque de Visión Cero y Sistema Seguro, para eliminar muertes y lesiones graves en las carreteras europeas.

La UE trabaja en estrecha colaboración en materia de seguridad vial con las autoridades de sus países miembros. Busca construir sobre iniciativas nacionales, estableciendo objetivos y abordando todos los factores que juegan un papel en los choques (infraestructura, seguridad del vehículo, comportamiento del conductor, respuesta de emergencia).

Lo hace adoptando leyes, apoyando campañas de educación pública, ayudando a los países miembros y otros actores de seguridad vial a compartir experiencias relevantes y brindando financiamiento.

1. Centralización en materia de seguridad vial.
Para contrarrestar la tendencia al estancamiento de las cifras de seguridad vial en la UE y acercarnos al objetivo a largo plazo de cero muertes en la carretera en la UE para 2050 (“Visión Cero”), se necesita un nuevo enfoque.  Dicho enfoque se basa el marco de política de seguridad vial de la UE 2021-2030, que fué elaborado en detalle durante 2019. Esto implica establecer objetivos claros, monitorear el progreso con la ayuda de un conjunto de indicadores clave de rendimiento directamente vinculados a la prevención de muertes y lesiones graves para todos los usuarios de la carretera. Requiere una acción coordinada de todos los sectores y para todos los usuarios de carreteras bajo una estructura de centralización mejorada.

2. Mayor apoyo financiero para la seguridad vial.
Una herramienta importante a disposición de la UE para acelerar la entrega de resultados es apoyar el camino de iniciativas de seguridad con diversas soluciones de financiación. Las actualizaciones de infraestructura pueden ser compatibles de fondos regionales en el marco financiero actual. Además,  se ponen a disposición 200 millones de euros para la seguridad vial y digitalización.  A largo plazo, será importante proporcionar estabilidad y coherencia a la hora de financiar soluciones para mejoras de infraestructura, otras acciones de seguridad vial y capacidad.

3. Carreteras seguras y barreras de carreteras
El enfoque de sistema seguro para la ingeniería vial implica la combinación de la función vial, el diseño, los límites de diseño,  velocidad y correcta señalización para acomodar el error humano de una manera que los choques no conduzcan a muertes y lesiones graves. La Comisión propone hoy revisar la infraestructura vial (estado de carreteras, barreras, medianas, señalización visual) para exigir más transparencia y riesgo en toda la red mapas de carreteras y ampliar su alcance más allá de las redes transeuropeas a todas las carreteras principales.

4. Vehículos seguros
La UE ha tenido éxito en la reducción de muertes y lesiones graves al mejorar la seguridad de los vehículos a través de sucesivas modificaciones a los reglamentos de Seguridad del Vehículo en general y seguridad peatonal. La Comisión propone revisar este Reglamento para hacer que algunas características de seguridad que son importantes sean obligatorias, como la asistencia inteligente de velocidad, frenado de emergencia autónomo (incluso en relación con peatones y ciclistas) o visión directa mejorada para camiones. Como seguimiento, será importante priorizar el trabajo de
la UE y las Naciones Unidas en el desarrollo de nuevas regulaciones de seguridad de vehículos (por ejemplo frenado de emergencia autónomo para camiones, incluida la detección de peatones y ciclistas y estándares de visión directa). La contratación pública también presenta una oportunidad interesante para influir positivamente en el ritmo de la adopción de tecnologías de seguridad.  Además, la Comisión propone revisar el Reglamento de etiquetado de neumáticos para mejorar la Información al consumidor, en particular sobre el rendimiento de seguridad de los neumáticos.

5. Uso seguro de la carretera
El comportamiento de seguridad de los usuarios en carretera  (velocidad, uso de equipos de protección como cinturones de seguridad y cascos protectores, uso de elementos de prevención y señalización de accidentes, conducir sin haber consumido alcohol u otras drogas, conducir, montar y caminar sin distracciones) y su aplicación también son clave en la prevención y mitigación de graves accidentes.

6. Respuesta de emergencia rápida y efectiva
Atención efectiva después del choque, incluido el transporte rápido a la instalación correcta por personal calificado, reduce las consecuencias de las lesiones. En este contexto, los efectos del despliegue de eCall o llamada de emergencia automatizada en caso de un choque, debe ser monitoreada de cerca.

7. Seguridad vial a prueba de futuro
La conectividad y la automatización tienen un tremendo potencial de seguridad vial a largo plazo, pero sus riesgos, por ejemplo, relacionado con la ciberseguridad y el funcionamiento de vehículos que están altamente automatizados debe ser abordado. Como parte del paquete de movilidad, la Comisión propone una estrategia integral sobre movilidad conectada y automatizada.  La economía colaborativa (por ejemplo, esquemas para compartir automóviles y bicicletas), algunos aspectos ambientales ofrecen oportunidades de beneficios mutuos cuando se combinan con medidas de seguridad vial (por ejemplo, entornos más seguros y atractivos para caminar y andar en bicicleta), pero también conllevan riesgos como
más usuarios desprotegidos en las carreteras.

Cualquier iniciativa futura deberá tener en cuenta las necesidades específicas de los usuarios vulnerables de la carretera y de diferentes grupos de usuarios (edad, género, discapacidad).

8. El papel global de la UE: exportar seguridad vial
El enfoque de seguridad vial de la Comisión va más allá de la UE, en particular tambien se centra en los países de los Balcanes Occidentales y de la Asociación Oriental, países que se prepararon y firmaron declaraciones de seguridad vial en el transcurso de 2018.

 

Menú