Radares de ruido, ¿Cuándo se implementarán estos nuevos radares?

radares de ruido

Los radares de ruido comienzan a implantarse en las carreteras como solución de la contaminación sonora que habita en las ciudades, por ello hoy en PF Seguridad Vial te contamos todo sobre los radares de ruido y cuándo se implementarán.

Desde este mismo 2021 ya se están implementando estos nuevos radares de ruido y parece que será a lo largo del 2022 cuando se empiece a sancionar a los conductores por exceso de decibelios, recogido gracias a los radares de ruido.

La principal razón para implantar estos radares de ruido es la de reducir la contaminación sonora de las ciudades persiguiendo a los que infrinjan las restricciones de ruidos y disuadiendo al resto de usuarios.

Al ser unos dispositivos complejos, los radares de ruido están tardando en implantarse, aunque los proyectos piloto y las experiencias que se están recopilando con estos radares de ruido, están teniendo un gran éxito por lo que se implantarán radares de ruido en toda la región europea.

¿Qué son los radares de ruido?

Los radares de ruido están compuestos por una cámara de 360 grados junto con diferentes antenas acústicas que incorporan diferentes micrófonos que miden los niveles de decibelios gracias a un decibelímetro incorporado, detectando estos niveles diez veces por segundo.

Los radares de ruido por ello, no miden solo los decibelios, sino que incluso son capaces de detectar la dirección de la que proviene para que no haya lugar a error, mostrando de manera gráfica con una línea de puntos la trayectoria de la fuente sonora que no respete los límites de decibelios.

En países como Suiza se están empleando otros tipos de radares de ruido fijos y móviles que en la base, son decibelímetros, aunque no solo son capaces de medir la intensidad del sonido a pie de carretera, sino que son capaces de asociar los ruidos a la fuente que los emiten.

¿Cómo funcionan los radares de ruido?radares de ruido

Los radares de ruido están en continuo funcionamiento, por lo que cuando un vehículo pasa por uno de los puntos de la cámara, y si el radar de ruido detecta un nivel de ruido demasiado alto que exceda la normativa vigente, el radar de ruido tomaría una fotografía del vehículo que incumpla la normativa, emitiendo una multa sobre la matrícula del mismo.

Ya no sólo hablamos del ruido del motor sino del uso indebido del claxon, del comportamiento errático de alarmas o de sonidos emitidos por los equipos del coche superando los decibelios permitidos, incurriendo en multas que oscilan entre los 90 y 600 euros, pudiendo incluso retirar los vehículos.

La ley europea establece que son contaminantes los ruidos con una intensidad superior a 55 decibelios durante el día y a los 50 decibelios por la noche, por lo que cuando los radares de ruido notifiquen una contaminación acústica superior a estos decibelios la notificarán. Sin embargo, cada ayuntamiento impondrá unos límites dependiendo de la zona de la ciudad.

¿Cuándo se implementarán los radares de ruido?

Tras diversas pruebas realizadas con los radares de ruido en otros países como Suiza o Francia, estos nuevos radares de ruido podrían recibir ya su autorización legal este mismo otoño, una vez terminase su fase de pruebas por lo que si estos radares de ruido funcionan correctamente, en 2022 ya podrían ser efectivos en España.

Si se comprueba que los radares de ruido cumplen con los requisitos, será muy habitual que más países comiencen a implantar los radares de ruido en sus vías.

En España ya se anunció que se implementaría un radar de ruidos en el tramo de carretera C-31, que cruza la zona metropolitana de Barcelona, en Cataluña, por lo que sólo es cuestión de tiempo que se empiecen a incorporar más radares de ruido en las carreteras.

La implantación de los radares de ruido supone una medida contra la contaminación acústica que recordemos, la Organización Mundial de la Salud, posiciona con el segundo puesto a la contaminación acústica en Europa.

Además, la implantación de estos radares de ruido podría frenar la tendencia de componentes no homologados en vehículos, así como evitar que coche deportivos que emiten más ruidos circulen a una mayor velocidad por las carreteras.

¿Por qué implantar radares de ruido?

La contaminación acústica y el ruido son sin lugar a dudas uno de los problemas más importante derivados del tráfico en las carreteras. A pesar de ello, es un problema que no se tiene muy en cuenta en comparación a otros problemas en carreteras si los comparamos con la emisión de gases y los accidentes de tráfico.

Por ello, la Organización Mundial de la Salud nos advierte de los riesgo que puede provocar en la salud la contaminación acústica, ya que aseguran que existen evidencias que relacionan los ruidos y la contaminación acústica con problemas de salud.

Sin embargo, en España ya se están comenzando a implantar radares contra el ruido, aunque se prevé que se acaben implementando radares de ruido junto con una normativa que los regule.

Radares contra el ruido

radares de ruido

Como te comentábamos, en España se están planificando estrategias para reducir el ruido. Por ello, la tecnología que emplea la Dirección General de Tráfico en los radares de velocidad, aunque estén pensado para evitar que los conductores excedan la velocidad, también son empleados para que generen menos ruidos de la misma manera.

Es una medida con especial atención en carreteras de circunvalación y otras vías de gran capacidad de vehículos cercanas a los núcleos urbanos, sobre todo acompañándolos con radares de tramo. Esto hará que se reduzcan las velocidades de los vehículos llegando a prolongarse durante varios kilómetros.

Aunque este tipo de radares no son radares de ruido al uso y no pueden medir la intensidad de ruidos medido en decibelios que produce el tráfico, estos radares contribuyen a reducir el ruido generado por los vehículos que circulan por estas vías al moderar la velocidad de manera controlada.

¿Dónde podremos ver los radares de ruido?

Por ahora se prevé implantar uno de estos radares de ruido como prueba piloto en la carretera catalana C-31 y dependiendo del funcionamiento y registro de estos radares de ruidos, veremos si la DGT los implementa en el resto de vías de España, al igual que están haciendo países como Suiza y Francia, ya que se están instalando estos radares de ruidos por toda la región europea.

Y es que la introducción de estos radares de ruido supondría una reducción de la contaminación acústica, ya no solo en la carreteras sino también en los núcleos urbanos. Podrían establecerse ordenanzas municipales que sancionasen aquellos vehículos que mantengan encendido el motor innecesariamente, o se impondrían multas por el uso indebido del claxon.

Esto podría suceder con aquellos sistemas automatizados que persigan el exceso de ruido en las ciudades y la propuesta de introducir radares de ruido, similares a los que ya están sancionado a vehículos en Francia y Suiza.

Opiniones de la DGT al Respecto

La Dirección General de Tráfico se ha mostrado reacia con la implantación de los radares de ruido en el territorio español, y no parece que tenga intención de instaurar en las carreteras estos radares de ruido en un plazo corto y medio de tiempo.

En el momento su objetivo es centrarse en perseguir las distracciones de los conductores, por lo que sí que prevén la instalación de más cámaras que sanciones a los conductores que utilicen el teléfono móvil cuando están circulando.

Remitiéndonos al proyecto de reforma de la Ley de Tráfico y Seguridad Vial, nos encontramos con una reforma que abre la puerta a los radares de ruido y a otros sistemas y sanciones que hasta ahora no se contemplaban, y queda registrado en el siguiente artículo:

  • Apartado 1 del artículo 10 del Proyecto de reforma de la Ley sobre Tráfico y Seguridad Vial: El usuario de la vía está obligado a comportase de forma que no entorpezca indebidamente la circulación, ni cause peligro, perjuicios o molestias innecesarias a las personas o daños a los bienes o al medioambiente.
Menú